Windows ha tenido una gran evolución con el paso de los años, muchas actualizaciones y versiones muy potentes están y estuvieron en el mercado durante mucho tiempo. En esta oportunidad, te vamos a mostrar la manera en la que puedes recuperar archivos borrados en Windows.

Es una opción que puede resultar muy útil, ya que si borraste lamentablemente un archivo por error, o si eliminaste lo que se encontraba en la papelera de reciclaje, vamos a ayudarte a revertir estas acciones.

El método es aplicable para cualquier tipo de archivo, sean documentos de Word, archivos multimedia, entre muchos otros. Para poder lograr nuestro cometido vamos a usar una aplicación que haya tenido gran éxito por su eficiencia, y está disponible con el nombre de Recuva.

Aparte de su gran eficiencia, también posee la ventaja de ser gratuita y de no requerir una instalación previa en tu ordenador. Si de verdad el archivo puede recuperarse, vas a poder hacerlo con Recuva.

Pasos a seguir para lograr recuperar los archivos eliminados

Pasos a seguir para lograr recuperar los archivos eliminados

El primer paso que debes realizar es descargar la aplicación. Los desarrolladores de Recuva son los mismos que realizaron el famoso CCleaner y la ofrecen en una versión gratuita, portable e instalable en la mayoría de las versiones de Windows.

Sin embargo, para tener mayor seguridad, puedes ir a la página web del fabricante, y así descargar la última versión. Cuando se complete la instalación, tendrás un archivo comprimido en .ZIP, vas a proceder a abrirlo y dar doble clic en el archivo llamado Recuva.exe y así lograr abrir la aplicación.

Iniciar programa para recuperar archivos eliminados de Windows

Al iniciarse el programa, la primera ventana que verás será la bienvenida junto a un asistente que te indicará paso a paso para poder hacer menos complicada la búsqueda de tus archivos borrados, sólo deberás presionar el botón de Siguiente para avanzar.

En la ventana que se mostrará al pulsar el botón vas a seleccionar el tipo de archivo que vas a intentar recuperar.

Debes tener presente que el programa se encargará de buscar entre todos los archivos que de forma previa han sido borrados, así que prepárate porque la lista puede ser muy larga.

Aplicar filtros

El primer filtro que se muestra te ayudará a que encuentres tus archivos mucho más rápido. Para continuar, el segundo filtro se destaca por su gran utilidad si sabes donde se encuentra de forma exacta el archivo que borraste.

Vas a proceder a seleccionar la ubicación donde estaba almacenado el archivo, y así el programa va a ignorar los demás archivos que contengan el mismo nombre, haciendo que la búsqueda sea mucho más rápida.

Aparte de esto, si seleccionas la búsqueda en una extensión de menor rango, la búsqueda será aún más sencilla para el programa. Ya cuando te ubicas en la última ventana del asistente en Recuva, te va a preguntar si deseas tener una búsqueda intensiva o una Deep Scan.

Por lo general no recomendamos esta opción, la única manera donde puede ser útil es si de verdad no tienes mucha información previa del archivo y te urge tenerlo, ya que cuando seleccionamos esta herramienta, la búsqueda se toma mucho más tiempo de lo deseado.

Es mucho mejor que tomes la opción de una búsqueda normal, pero si no encuentras el archivo, puedes comenzar de nuevo el asistente, y probarla para contar con buenos resultados.

Ten en cuenta que la búsqueda puede tardar un poco más si colocas muchas ubicaciones y activas la búsqueda intensiva.

Al terminar, se mostrará una lista donde tendrás los resultados, a partir de ese momento tu objetivo será encontrar el archivo que deseas recuperar, y así marcar un check en la casilla que está en la parte izquierda.

Es de vital importancia saber el color que se encuentra al lado del archivo, por ejemplo, el color verde hace alusión de que el archivo se encuentra en óptimo estado y vas a poder recuperarlo sin problemas, pero cuando está en color amarillo significa que una parte de su contenido se encuentra en mal estado o corrupto.

Ya cuando tengas el archivo recuperado, el próximo paso es guardarlo en una dirección de destino en tu disco.

Lo ideal sería que puedas guardarlo en un disco diferente, y así evitar sobrescribir según el archivo. Te recomendamos también guardarlo en una unidad USB para mayor seguridad.

Al finalizar la operación de guardado, la ventana final te va a mostrar un resumen de la operación ejecutada. Si aún no consigues el archivo que estaba buscando, te recomendamos utilizar la búsqueda intensiva.

Esta es la mejor forma conocida si deseas recuperar tus archivos y saber en qué estado se encuentran, aparte la búsqueda en Recuva es muy óptima y personalizada, lo que te proporciona mayor seguridad en los resultados.

Deja una respuesta